El Sol

Si el tarot es un viaje, el sol claramente representa el verano de la vida, el instante de caminar semi desnudos y desentendidos y de gozar de los dones de la naturaleza, el instante de tomar la fruta de los árboles y calentarse al aire libre. Reconocer el propio tamaño. El instante de la playa y el romance “ardiente”. El instante de la alegría y de formar los mejores recuerdos. La totalidad.

La reducción teosófica del diecinueve es el 1, esto es, un nuevo inicio. El sol abre un ciclo prometedor. Tras un intenso viaje en el que el orate del tarot comenzó su andanza y en el que debió pasar por todo género de pruebas, al fin consigue su condición de héroe. Curiosamente, tras su enorme viaje espiritual lo que consigue es un regreso a la parte más lumínica de su humanidad: la niñez.

2 pequeños, asociados a los gemelos originarios de muchas leyendas ( Castor y Pólux, Rómulo y Remo, Los gemelos alquímicos, etcétera) y asimismo al signo de géminis, instante en que la totalidad del verano se expresa en su extensión, estos personajes seguramente de sexos opuestos representan la conciliación de los opuestos. Una etapa de armonía y florecimiento. El dorado predominante en la carta nos habla de todas y cada una de las facultades del amarillo, relacionado con la inteligencia y con el dorado de la exuberancia. La juventud asimismo es una forma de riqueza, por esos los personajes centrales de la carta son 2 pequeños que juegan libres y desentendidos. La cerca tras los pequeños, a mitad de sus cuerpos nos habla de la integración con el entorno; podríamos ver la construcción de una urbe por su asociación con Rómulo y Remo los creadores de la ciudad de Roma. Están semi desnudos, no podemos conocer sus sexos pueden ser un pequeño y una pequeña 2 pequeños o bien 2 pequeñas. El sol, con ojos, nariz y boca humanos nos señala su condición de “consciente” tras todo el culto a este astro es el origen del presente culto monoteísta. Ese sol que observa con una sonrisa misteriosa a los pequeños y que despliega sus gotas de colores sobre toda la naturaleza nos señala los dones divinos, que relacionan lo espiritual con lo corporal: el sol da la luz del conocimiento mas asimismo el calor del cuerpo y la luz que deja medrar a la naturaleza. Sereno y protector, el sol siempre y en toda circunstancia está ahí, todos y cada uno de los días igual ya antes de despedirse con un espectáculo de colores y regresar nuevamente al día después, con su color y su calor, en un acto de perseverancia eterna que nos da seguridad y alegría.

  • En una tirada de cartas si nos habla de una persona: Una persona seductora y “brillante” alguien que es capaz de comunicarse con fluidez y hacer que el resto cooperen. Líder. Persona entusiasta y alegre. Mal aspectado puede charlar de vanidad y soberbia (pecado en el que es simple caer si uno está tan bendecido por los dones del sol y no lo sabe llevar con humildad)
  • En una tirada de cartas como respuesta: La contestación siempre y en toda circunstancia es tajantemente positiva. El sol anuncia buenas nuevas. Amor, dinero, dicha, alegría, diversión, totalidad, libertad, salud, lucidez.
  • Trabajo: Plenitud profesional, reconocimientos, publicación de libros, fama.
  • Salud: Excelente salud y restauración prodigiosa si se pasaba una enfermedad. Totalidad sexual, clímax, vitalidad. Embarazo en las mujeres.
  • Amor: Localizar un nuevo amor con futuro refulgente. Armonía, alegría “alma gemela”, disfrute sexual, seducción, diversión.
  • Dinero: Abundancia. Riqueza repentina, premios, suerte, buenos negocios. Posibilidad de edificar una casa.

Sobre el Autor

Atlas de Tarot

Apasionados por el Tarot, la Astrología y todo tipo de mancias y sistemas adivinatorios y mágicos. Queremos ofrecerte los mejores recursos sobre estas temáticas

Comenta:

Click para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traffic Exchange

HORÓSCOPO SEMANAL

Categorías

DICCIONARIO ESOTÉRICO

A| B| C| D| E| F| G| H| I| J| K| L| M| N| Ñ| O| P| Q| R| S| T| U| V| W| X| Y| Z